lunes, 7 de agosto de 2017

Para conducir bien, primero, aliméntate correctamente


Una de las partes más aburridas de los viajes son los preparativos que tenemos que hacer antes de salir como buscar un destino apropiado, un alojamiento que se ajuste a nuestras necesidades, conseguir que la fecha de nuestras vacaciones sea la misma que la de nuestra familia (o según las preferencias, que no lo sea), hacer las maletas…, pero una cosa que no solemos incluir entre estos preparativos es pensar es cómo nos debemos alimentar antes y durante el viaje y esto es algo que debemos cuidar mucho, especialmente si durante el trayecto debemos conducir un vehículo, y es que alimentarnos de forma adecuada no hace que aprendamos a conducir, pero una alimentación inadecuada puede generar, mientras conducimos fatiga, pesadez y somnolencia, reduciendo los reflejos y la capacidad de atención, incrementando el riesgo de sufrir accidentes.


Por tato, cuando conducimos un vehículo debemos cuidar nuestra alimentación.

¿Qué gasto energético produce la conducción?

El ser humano necesita energía continuamente, para vivir y llevar a cabo todas sus funciones, incluso cuando está en reposo, gasta energía para el funcionamiento del corazón, respirar, mantener la temperatura, etc. Por tanto, durante la conducción de un vehículo también necesitaremos energía. El gasto energético que tendrá el conductor de un vehículo, no sólo va a depender de la actividad que realice, también influirán otras cosas, como el sexo del conductor, la edad, el peso, la talla, la temperatura…

De forma orientativa os dejo una tabla sobre el gasto que tendría conducir un coche o una moto.

 
Coche
Moto
 
Hombre (80 kg)
Mujer (60 kg)
Hombre (80 kg)
Mujer (60 kg)
1 min
3,4
2,3
4,2
2,8
1 hora
206
140
250
168
4 horas
824
560
1000
672
8 horas
1648
1120
2000
1344

Varela y col, 2010

Pero, como he comentado todos gastamos energía continuamente, por tanto, durante los viajes, no sólo los conductores gastan energía, los pasajeros también realizan un gasto, en la siguiente tabla podéis observar lo que gasta un pasajero de un coche, como se puede observar en el mismo tiempo el pasajero gasta menos energía, ya que, realiza menos actividad física que el conductor.

 
Coche
 
Hombre (80 kg)
Mujer (60 kg)
1 minuto
2,2
1,5
1 hora
134
90,7
4 horas
536
363
8 horas
1072
726

Varela y col, 2010

Algunas recomendaciones para alimentarnos antes y durante los viajes

-      Nunca se debe iniciar la conducción en ayunas, porque produciría una disminución de la atención y un menor rendimiento que conllevaría un aumento del riesgo durante la conducción por una disminución de la respuesta.

-      En viajes cortos (menos de dos horas) podemos adaptar el horario de nuestras comidas habituales para que no sea necesario realizar paradas.

-      En viajes largos se recomienda realizar descansos para comer algo ligero y tomar una bebida para evitar la deshidratación y se realizar un ejercicio suave. Se debe parar cada 2 horas y realizar un descanso de al menos 10 minutos, salvo que viajemos con niños, porque dos horas, si van despiertos puede ser una eternidad, si viajamos con peques seguro que pararemos muchas más veces.

-      Debemos comer varias veces al día y de forma variada, evitando largas horas de ayuno.

-      Las comidas no deben ser muy pesadas, porque comidas muy copiosas o alimentos muy grasos y condimentados, producen en las horas posteriores, de manera natural, una disminución de la capacidad de atención y somnolencia, debido a una digestión pesada y por tanto las posibilidades de cometer algún error o imprudencia se incrementan.

-      Después de realizar una comida completa se debe descansar unos 15-20 minutos antes de comenzar la conducción.

-      No debemos tomar los alimentos mientras conducimos, es necesario parar para que no disminuya la atención al volante.

¿Qué alimentos podemos consumir durante el viaje?

Los alimentos elegidos para los viajes van a depender de nuestros hábitos alimentarios, pero entre las opciones cómodas ligeras y adecuadas encontramos: bocadillos, ensaladas, pescados a la plancha, frutas o frutos secos. Si decidimos llevar estas comidas desde casa es muy importante que durante el viaje las conservemos de forma adecuada.

Muy importante, conducir bien hidratado

Y con esto no quiero decir que nos demos crema en cantidad suficiente, sino que tomemos agua durante nuestro viaje, ya que, hidratarse adecuadamente es muy importante, un cuadro de deshidratación puede provocar somnolencia, cefalea y fatiga que afectará física y psíquicamente al conductor y a su capacidad de conducción. Todo ello hará aumentar el tiempo de reacción y que se calculen mal las distancias, pudiendo incrementar el riesgo de accidentes.

Por ello, se recomienda hidratarse bebiendo principalmente agua, que puede completarse con refrescos, zumos de frutas y hortalizas, infusiones, sopas, cremas frías o calientes, etc.

Algunas bebidas que contienen alcaloides (cafeína, teofilina o teobromina) como el café, té, cacao, bebidas de cola o energéticas, pueden ayudarnos, por su efecto estimulante, retrasando el cansancio, la sensación de fatiga y potenciando la atención, pero no deben usarse como sustituto del descanso.

No quiero dejar de recordar que nunca se deben tomar bebidas con alcohol si vamos a conducir, el alcohol es un gran enemigo a la hora de realizar un viaje.

Disfruta de la gastronomía

Por último, un pequeño consejo no esperéis a que termine vuestro trayecto en coche para disfrutar de las merecidas vacaciones. Aprovechar el trayecto para disfrutar de la gastronomía, podréis descubrir la riqueza y variedad de los alimentos de las ciudades por las que paséis y probar los restaurantes de la ruta.

¡!!!A disfrutar del viaje!!!!

 
Bibliografía

  1. Comer bien y conducir mejor. Ministerio del interior. Dirección general de tráfico. Subdirección general de intervención y políticas viales. Unidad de intervención educativa. 2014. Disponible en: http://www.dgt.es/PEVI/documentos/catalogo_recursos/didacticos/did_adultas/comer_bien.pdf
  2. Gregorio Varela Moreiras, Rafael Ansón Oliart, José Manuel Ávila Torres, Susana del Pozo de la Calle, Emma Ruiz Moreno. Recomendaciones nutricionales durante los viajes. Libro: Hábitos de alimentación y recomendaciones nutricionales en los viajes por carretera. Editorial: Fundación Repsol. 2010.
  3. Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de alimentos. Guía de prácticas. 17ª edición. Pirámide. 2015.