martes, 10 de enero de 2017

PROPÓSITO PARA EL MES DE ENERO: “ADELGAZAR”

¿Por qué casi todos deseamos perder peso después de Navidad?

Estamos en enero y toca volver a la rutina, ya hemos retirado los adornos navideños y hemos comenzado nuestras actividades habituales. Muchos, probamos a subir a la báscula para comprobar si es verdad lo que dicen algunos estudios, que hemos ganado como media entre 2 y 5 kilos.


Causas de la ganancia de peso en Navidad

No es necesario explicar que esta ganancia de peso se debe a que en Navidad, en pocos días, se unen muchas celebraciones, que como es habitual realizamos alrededor de una mesa, en la mayoría de los casos llena de alimentos atractivos pero con un alto contenido energético y en muchas ocasiones acompañadas de bebidas alcohólicas que también nos aportan muchas calorías.

Además, todos estos compromisos hacen que nuestra actividad física no sea la habitual, gastamos más tiempo conversando con la familia y amigos, cosa que me encanta, y menos andando hasta el trabajo.

Por tanto, desde que ha comenzado el año entre los buenos propósitos de todos se encuentra adelgazar, pero para que este buen propósito no pase factura a nuestra salud debemos hacerlo de forma adecuada huyendo de mitos, dietas mágicas y productos milagro, además esto nos ayudará a evitar el fracaso.

En algunos, casos recuperar la rutina, volver a realizar actividad física y comer de forma adecuada será suficiente para tener el peso habitual, pero en otros puede ser necesario realizar una dieta de adelgazamiento.

¿Cómo se si la dieta de adelgazamiento que estoy haciendo es correcta?

Para ayudaros a responder a esta pregunta os dejamos algunas claves:

·        Debe estar diseñada por un experto en nutrición.

·        Siempre debe ser personalizada, nunca utilices la que te ha proporcionado tu vecina, cada persona tiene unas características y sus necesidades de energía y nutrientes van a depender de su edad, sexo y actividad física.

·        Es importante que antes de iniciarla valoren tu estado nutricional.

·        Debe estar formulada conociendo la ingesta energética habitual del individuo, es decir, la persona que la realice debe preguntarte sobre tu consumo normal de alimentos, así conseguirá ofrecerte una dieta que contenga menos energía, pero siempre cubriendo las ingestas recomendadas de todos los nutrientes. Si olvidamos este punto, podemos estar utilizando un plan de comidas que aporte más energía de la que consumimos habitualmente y por tanto no conseguir la pérdida de peso deseada.

·        Debe incluir la mayor variedad de alimentos posible y estar basada en los hábitos alimentarios de la persona que desea adelgazar, es decir, en su modelo habitual de comidas, en sus gustos, ya que, cuanto más variada y parecida a la habitual del individuo sea la dieta, mejor será aceptada. Una dieta que no se ajuste a los gustos de la persona que la realiza se abandonará muy pronto y no conseguirá su objetivo.

·        No debe incluir alimentos que proporcionen calorías “vacías” como el azúcar, que nos aporta energía pero no nutrientes y debe controlar la ingesta de aceites y grasas.

·        No debe incluir o debe restringir el consumo de alcohol.

·        En ocasiones puede ser necesario utilizar suplementos o complejos mineral-vitamínicos si la dieta no alcanza las ingestas recomendadas de algún nutriente. Pero lo correcto es que este diseñada de forma que cubra todas las necesidades.

·        Debe incluir apoyo psicológico en caso de ser necesario.

·        Por último, y creo que lo más importante, debe proporcionar a la persona que la realiza herramientas para mejorar su alimentación habitual, por ejemplo orientando sobre el valor nutritivo de los alimentos. De esta forma la dieta no se limitara a una temporada y ayudará a mejorar los hábitos alimentarios de la persona que la realice y por tanto a evitar la ganancia de peso.

Algunos consejos:

·        No intentes seguir dietas muy estrictas, sino incluir flexibilidad que te permita elegir entre distintos alimentos y te ayude a instaurar unos hábitos alimentarios correctos.

·        No olvides que es importante disfrutar comiendo y que cualquier dieta que no resulte agradable está condenada al fracaso en un plazo más o menos breve, por ello, los menús deben ser atractivos.

·        Es adecuado realizar varias comidas siguiendo una rutina de horarios, para evitar períodos prolongados de ayuno, que pudieran provocar hambre intensa, posibles atracones o comportamientos compulsivos.

·        No te olvides de la actividad física es un buen aliado para prevenir la ganancia de peso y para mantener una buena salud (movilidad, agilidad, función cardiaca, estado de ánimo…).

Por último, recordar que pueden existir tantas dietas como personas, pero en muchas ocasiones después de las fiestas se suelen seguir dietas muy restrictivas que no cubren las ingestas recomendadas de algunos nutrientes y se abandonan con rapidez.

La pérdida de peso no tiene que ser rápidas, sino poco a poco, la constancia es muy positiva.

¡!!!!Ánimo con vuestros propósitos de año nuevo!!!!!

Bibliografía

-      Olga Moreiras, Carmen Núñez, Susana del Pozo, Carmen Cuadrado, José Manuel Ávila, Emma Ruiz, Gregorio Varela. “Dietas y productos mágicos”. Ed. Instituto de Nutrición y Trastornos Alimentarios de la Comunidad de Madrid, INUTCAM. 2009. Depósito Legal: M-31361-2009.

-      Ángeles Carbajal Azcona. Diseño y programación de dietas. En: Manual de Nutrición y Dietética. Departamento de Nutrición. Facultad de Farmacia. Universidad Complutense de Madrid. https://www.ucm.es/nutricioncarbajal/. 2013.

También te puede interesar