martes, 13 de diciembre de 2016

¿Qué comemos en Navidad?


Hace ya bastantes días que nuestras calles están inundadas de Navidad, luces, regalos y cómo no, comidas navideñas.

La Navidad es una época del año muy relacionada con cambios en la alimentación, las comidas navideñas son un momento ideal para disfrutar con la familia, o quizás para algunos, vaya por delante, no para mi, para sufrir a la familia, pero en cualquiera de los dos casos las fiestas navideñas se celebran alrededor de una mesa que incluye una gran variedad de alimentos, algunos de ellos de gran tradición en nuestra gastronomía.


En muchas entradas del blog, os he comentado que una dieta saludable debe ser variada, equilibrada y moderada, pero en Navidad, aunque de forma positiva se puede resaltar que se suelen consumir dietas que incluyen una gran variedad de alimentos, ya que, introducimos en nuestros menús algunos alimentos y/o platos que no aparecen en nuestras mesas el resto del año, a veces nos olvidamos que cuando hablamos de variedad nos referimos a alimentos saludables. Y en relación a las otras dos pautas, equilibrio y la moderación, durante las fiestas solemos olvidarlas. Por tanto, para que nuestra dieta en estas fechas sea adecuada, debemos trabajar en mejorar el equilibrio de los menús servidos y en comer estos es cantidades adecuadas, es decir con moderación.

¿Qué podemos hacer para que nuestros menús sean equilibrados?

En relación al equilibrio, las reuniones que se realizan durante las navidades, suelen coincidir con el momento de la comida o de la cena, dos de las ingestas más importantes del día para la mayoría, porque según nuestros hábitos alimentarios suele consumirse la mayor parte de la energía que necesitamos en el día.

Los menús navideños suelen ser elevados en proteínas y lípidos, por ello, para conseguir que sean equilibrados se debe consumir junto a estos, alimentos fuente de hidratos de carbono complejos que podrán servirse como guarnición o primer plato, acompañar la comida con pan y para completar la celebración usar un postre hecho de frutas.

También debemos trabajar en el resto de las comidas del día y, al igual que el resto del año, no debemos olvidar introducir en desayunos y meriendas alimentos como cereales, verduras y frutas.

¡!!Qué difícil ser moderado en Navidad!!!

Respecto al criterio de moderación, es importante controlar la cantidad que consumimos, los menús navideños suelen incluir un número de platos superior a los habituales, por ello, debemos utilizar raciones más pequeñas para, aún probando todo, no consumir más energía de la necesaria, es decir, debemos moderar las cantidades, aunque “la suegra” se empeñe en llenar nuestro plato. Para ello nos puede ayudar el uso de platos más pequeños, además si vuestra familia es muy grande será más fácil para poder sentar a todos a la mesa.

Al hablar de moderación, no debemos olvidar, que muchas veces acompañamos estas celebraciones con bebidas como el vino, el cava o la sidra. Si decidimos incorporarlas, siempre debemos realizar un consumo moderado. Además, no debemos olvidar que 1 g de alcohol aporta 7 kcal, por esto, una copa de vino (12º) aporta unas 83 kcal, una de cava 87 kcal y una de sidra 69 kcal.
Si vas a conducir elige las variedades sin alcohol.

Elige alimentos saludables en tú menú

Como comentábamos antes, la dieta debe ser variada, pero aunque sean mí debilidad no variada en azúcares y dulces, claro está que no tenemos que dejar de probar el maravilloso postre que ha hecho la abuela, sería una pena, pero no elijas variarlo con otros alimentos ricos en azúcares. Intenta presentar en tu mesa distintos platos con verduras, hortalizas y frutas, darán color y sabor a la mesa, además si estos alimentos están disponibles seguro que todos los probaran.

Las fiestas navideñas no solo modifican nuestra dieta durante comidas y cenas, también consumimos habitualmente, en estos días, algunos alimentos típicos, como pueden ser el turrón o el mazapán, que aportan una importante cantidad de energía y tienen una composición nutricional muy interesante, ya que, constituyen una buena fuente de magnesio y vitamina E, pero recuerda consumirlos con moderación.

Por último, para que nuestra salud no se vea perjudicada, si pese a todo has realizado algún exceso, aprovecha estos días para realizar actividad física (pasear, montar en bici,..).

Desde ALIMENTACIÓN ACTIVA os queremos desear ¡!!!!FELICES FIESTAS!!!!

Bibligrafía

1.    Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. “Tablas de composición de alimentos, Guía de prácticas”. 17ª edición. Pirámide. 2015.

También te puede interesar