miércoles, 15 de junio de 2016

Mitos y errores en alimentación y nutrición


Hace unos días dedicamos una entrada a los “mitos sobre la práctica deportiva” hoy, como era de esperar, la dedicamos a los mitos y errores en alimentación y nutrición. Los que leáis completas las dos entradas, deduciréis que en breve se producirán más, porque son dos temas de máxima actualidad, en los que la sociedad muestra un interés creciente y este interés, motivado por el deseo de disfrutar de una vida saludable y larga, se acompaña de numerosas recomendaciones basadas en mitos y errores, que dejan de lado los principios establecidos por el estudio científico en ambos temas.


MITO 1.- Existen buenos y malos alimentos

Una de las frases que más veces he dicho, cuando realizo un mensaje divulgativo, es: “No hay alimentos buenos ni malos. Hay buenas o malas dietas” (Buss y col., 1985). Quizás, la culpa de este mito la tengamos las personas que nos dedicamos a la nutrición, porque cuando ofrecemos un mensaje nutricional, en numerosas ocasiones detallamos las bondades de un alimento, sin aclarar que pese a ello ningún alimento es perfecto y completo, salvo la leche materna, intra especie, y solo durante los primeros seis meses de vida. Un ejemplo de esto es la cantidad de “superalimentos” que podemos encontrar últimamente en la literatura.

El mensaje correcto debe hablar del conjunto de la dieta, que debe ser variada, equilibrada y moderada.

MITO 2.- Es recomendable evitar hidratos de carbono complejos

Todos hemos oído esta afirmación en distintos foros, cuando se realizan recomendaciones sobre alimentación. Los hidratos de carbono complejos son los que encontramos en el pan, los cereales, la pasta, el arroz, etc y deben ser la base de nuestra dieta, aportando aproximadamente el 55-60 % de la energía que consumimos. Evitar este nutriente puede provocar problemas en nuestra salud, además puede producir una alteración de neurotransmisores cerebrales, como la serotonina, y desencadenar, especialmente al final de la tarde, crisis de hambre compulsiva tomando productos como bollería, galletas, golosinas u otros alimentos ricos en hidratos de carbono simples y grasas, que sí deben ser consumidos en menores cantidades.

MITO 3. –El agua engorda

El agua no aporta energía, las famosas calorías, y por tanto, no engorda, sin importar en el momento del día en el que se consuma. Este, es un mito peligroso porque para mantener una buena salud es fundamental mantener una adecuada hidratación.

No debemos olvidar que el agua es un nutriente imprescindible para regular nuestro organismo. Podemos sobrevivir unas tres semanas sin alimentos, pero sólo unos días sin ingerir líquidos.

MITO 4. – La fruta como postre engorda

Siempre que leo esta frase, me viene a la cabeza la misma idea, la fruta, al igual que el resto de los alimentos, no engorda, los que engordamos somos nosotros, pero de forma un poco más sería, todos los alimentos, incluso la fruta, aportan la misma cantidad de energía, calorías, antes o después de las comidas, además consumir fruta como postre habitual contribuye al realizar el consumo adecuado de este grupo de alimentos.

De todas formas, debo aclarar que desde mi punto de vista, en las dietas de adelgazamiento si puede tener una ventaja consumirla antes de comer, ya que, es un grupo de alimentos con alto contenido de fibra y agua, por tanto, producirá un efecto saciante en nuestro organismo y se consumirá menos de otros alimentos en esa comida.

MITO 5.- El huevo es un alimento prohibido en dietas de personas con hipercolesterolemia

No podemos negar, que el huevo contiene cantidades importantes de colesterol, concretamente 100 g de huevo de gallina contienen 385 mg de colesterol, pero no es el culpable de la elevación del colesterol sanguíneo. El consumo excesivo de alimentos ricos en grasas saturadas elevan más el colesterol que el huevo, además, el huevo es un alimento nutricionalmente muy interesante, con una proteína de muy buena calidad, espero que cuando leáis este último comentario no os olvidéis el primer mito, porque aunque sea un alimento muy completo lo importante es el total de la dieta.

Como os comentaba al principio escribiremos algunas entradas más en relación a mitos y errores en alimentación y práctica deportiva, por ello, si quieres enviarnos algún mito que desees desterrar no dudes en hacerlo.

Os dejo un enlace de un libro que os puede interesar sobre el tema:
Bibliografía
  1. Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de alimentos. Guía de prácticas. Ed Pirámide 17ª edición. 2015.
  2. Moreiras O, Varela G, Ávila JM, Beltrán B, Cuadrado C, del Pozo S, Rodríguez MV, Ruiz E. “La Alimentación Española. Características nutricionales de los principales alimentos de nuestra dieta”. Editorial: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Secretaria General Técnica. Centro de Publicaciones. 1ª reimpresión 2009.