viernes, 22 de abril de 2016

El adulto mayor y la actividad física


El envejecimiento poblacional constituye un fenómeno presente en prácticamente en todo el mundo.
En América Latina, y fundamentalmente en México, este proceso se hace evidente a partir de la década de los 70’s del siglo pasado, con la incorporación de los avances técnico-científicos, empleados en el diagnóstico y tratamiento de múltiples enfermedades, así como la implementación de programas tendientes a disminuir las tasas de mortalidad infantil y las estrategias de planificación familiar, que a la fecha han disminuido los índices de natalidad. 


Igualmente se ha diseñado esquemas educativos para inducir a la población en el auto-cuidado de la salud, promoviendo además la participación de otros sectores gubernamentales a fin de mejorar los servicios municipales, bajo el entendido de que el bienestar del pueblo no es responsabilidad únicamente del sector salud, pues para alcanzarlo es necesario contar con otros satisfactores como la educación.  Lo logrado hasta el momento en este aspecto, ha propiciado en México un incremento en la esperanza de vida,  en la actualidad es de 75 años en promedio. (73.1 para el hombre y 77.6 para la mujer).Chavez, J., Lozano, M. & Lara, A. (2013)

La etapa adulta, es un proceso del ser humano por el todos pasaremos, y como tal debemos estar preparados, durante es etapa ocurren cambios fisiológicos que afecta la salud de las personas, algunos de ellos son: perdida de musculación, la respiración se ve afectada, el aparato cardiovascular, entre otros. Estos cambios son progresivos e inevitables, pero se ha demostrado con varias investigaciones que el ritmo de algunos se puede modificar con la actividad física sistemática (Barboza & Alvarado, 1987; Paterson, 1992). Esto indica que al llegar a adulto mayor, no significa dejar de movernos, por el contrario, es momento de continuar moviéndonos para mejorar nuestra salud, por ello aquí les dejamos una serie de ejercicios y recomendaciones para las utilicen o compartan con alguien que encuentre en esta linda etapa.

1.-Los adultos de 65 en adelante deben dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

2.-La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.

3.- Realizar actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.

4.- Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

5.-Natación, no olvides que es el deporte más completo y su impacto puede ser alto o bajo, por eso recomienda para este tipo de población.


Estas recomendaciones son válidas para todos los adultos mayores, independientemente de su sexo, raza, origen étnico o nivel de ingresos. Las recomendaciones son extensivas a los adultos mayores con discapacidad, siempre y cuando se adapten a cada persona en función de su capacidad de ejercicio, de sus limitaciones y de los riesgos específicos para su salud. Finalmente, recordarles que las personas que realizan actividad física presentan una mayor salud funcional, un menor riesgo de caídas, unas funciones cognitivas mejor conservadas, y un menor riesgo de limitaciones funcionales moderadas y graves.

Espero le haya gustado, dejen sus comentarios.


Biografía
      Barboza, R. & Alvarado, D.(1987) Beneficios del Ejercicio y la Actividad Física en la Tercera Edad. En la Revista Educación, 11(2):99-103.

      Chavez, J., Lozano, M. & Lara, A. (2013). La actividad física y el deporte en el adulto mayor. Bases Fisiologicas. Pag. 22-25.

       Paterson, D.(1992) Effects of Ageing on the Cardiorespiratory System. En Canadian Journal of Sports and Sciences. 17: 3, 178-184.