jueves, 14 de abril de 2016

Alimentación de niños de 1 a 3 años

Todos sabemos que una buena alimentación es fundamental para la salud y en el caso de los niños también para que tengan un crecimiento adecuado, evitando carencias de nutrientes y consolidando unos hábitos alimentarios correctos, ya que, comienzan a formarse en esta etapa y posteriormente serán muy difíciles de cambiar. Pero, lo difícil para las familias es convencer a un peque de 1 a 3 años de la importancia de realizar una dieta variada, además, para complicar más esta labor, en este periodo aparece una conducta alimentaria caracterizada por preferencias y aversiones hacia determinados alimentos, y las aversiones suelen ser hacia los alimentos que nosotros deseamos que coman y las preferencias bueno… eso depende del peque.

¿Cuánta energía necesita un niño de 1 a 3 años?


En esta etapa de su desarrollo necesitan aproximadamente, 100 kcal/kg de peso y día, es decir, unas 1250 kcal/día para un niño que pese 12,5 kg. Esta energía se debe dividir en 4 ó 5 veces al día, adaptándose al horario de la familia. No debemos olvidar que el niño es un miembro más de la familia y debe comer en la mesa, así será más fácil que cree unos hábitos alimentarios adecuados.

¿Cuál debe ser su ingesta de nutrientes?


Al igual que los adultos, para mantener la salud necesitan ingerir aproximadamente 50 nutrientes, entre los que podemos resaltar:

Proteínas: este macronutriente es importante porque es el encargado de formar y reparar las estructuras corporales y esta es una etapa de crecimiento constante.

Minerales: como el calcio que se encuentra principalmente en huesos y dientes y es fundamental en su desarrollo y mantenimiento y por tanto para el crecimiento. El hierro mineral esencial para mantener las tasas de hemoglobina, que participa en el transporte de oxígeno y para incrementar la cantidad total del hierro del organismo. El zinc imprescindible durante el crecimiento y para mantener el sentido del gusto y por tanto el apetito. El flúor de especial interés por su papel en el desarrollo de caries dental.

Con respecto a las vitaminas, esenciales para la transformación de los alimentos en energía y estructuras corporales, podemos resaltar la vitamina A importante para la visión y las mucosas y la vitamina D esencial para la absorción de calcio y fósforo, esta última no sólo se obtiene a partir de la dieta, también se puede por la acción de la luz solar sobre la piel.  

No debemos olvidar que una dieta variada permite cubrir las necesidades energéticas y de nutrientes. Por tanto, para alcanzar estas recomendaciones es necesario consumir una dieta variada y equilibrada que incluya alimentos de todos los grupos: cereales y derivados, verduras y hortalizas, frutas, lácteos, pescado, carne, huevos, legumbres, frutos secos y en menor medida aceites y grasas y azúcares y dulces.

En la siguiente pirámide se puede ver un resumen de estas recomendaciones: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/img/nutricion/Piramide_NAOS.jpg

Aun conociendo toda esta información, como decía al principio no es nada fácil que un niño de esta edad coma de forma correcta, por eso os dejo algunos consejos:

-        No obligues nunca a un niño a comer.

-        No le metas la comida en la boca, él debe cogerla del plato.

-        Deja que decida qué cantidad desea comer, muchas veces los adultos tendemos a servir raciones demasiado grandes. No intentes conseguir que coma más con promesas o distracciones, a la larga es perjudicial.

-        Los niños no deben elegir sus alimentos, pero se les debe dar la opción de optar entre dos ó tres productos saludables. Intenta dejar a su alcance alimentos que deseas que pruebe.

-        La comida debe resultar atractiva, incluyendo alimentos de distintos colores en el plato.

-        Despierta su curiosidad variando las preparaciones culinarias, y anímalo a que pruebe de todo, pero nunca lo obligues.

-        En muchas ocasiones es necesario ofrecer un alimento varias veces para que lo pruebe, ¡!!!no desesperes!!!!.

-        Déjale que colabore en la preparación y compra de los alimentos y que se divierta. La comida puede ser un juego.

-        Ofrécele agua habitualmente.

-        Procura mantener una rutina a la hora de comer (silla, mesa, platos, cubiertos, etc.), la televisión apagada y un ambiente agradable.

-        Es importante que realice la comida en compañía de la familia y/o los amigos.

Si pese a todo tu pequeño no come bien, intenta no obsesionarte ni trasmitirle angustia, aunque, por propia experiencia, sé que resulta muy difícil y recuerda que hay épocas en las que tendrá menos apetito.

Por último, recuerda que comer debe ser divertido. ¡Enséñale a disfrutar de la comida!

¿Cuál es el plato preferido de tu pequeño?, el mío es un amante de la carne, para desesperación de su madre….

Bibliografía

  1. Libro blanco de la nutrición infantil en España. Catedra Ordesa de Nutrición Infantil. Universidad de Zaragoza. 2015.
  2. Manual Práctico de Nutrición y Salud Kellog`s. Kellog`s España. 2012