lunes, 11 de abril de 2016

¡A desayunar!

Un tema tratado habitualmente al hablar de nutrición es el desayuno. Se le da mucha importancia porque es la primera de las 4-5 ingestas recomendadas en el día, con ella rompemos el ayuno, por eso se llama “des-ayuno”.
 

Causas de la omisión del desayuno

 
Pero pese a hacer, de forma habitual, hincapié en esta ingesta, actualmente es una de las comidas más omitidas o realizada más incorrectamente. Esto puede deberse a distintos motivos, como los cambios sociales y los nuevos estilos de vida que contribuyen a nuestra constante “falta de tiempo” y dan lugar a desayunos cada vez más ligeros, poco variados o nutricionalmente incompletos, e incluso en numerosas ocasiones a no realizar esta primera ingesta del día.

Dos grupos de población que habitualmente omiten o realizan incorrectamente el desayuno son los niños y especialmente los adolescentes. En estas dos etapas de la vida una correcta alimentación tiene un gran interés para el desarrollo y el crecimiento del individuo, es cuando se instauran los hábitos alimentarios que, correctos o no, se mantendrá durante toda la vida. Por ello, es de especial interés enseñar a este grupo de población la importancia del desayuno y cómo hacerlo correctamente día a día, para que continúen con este hábito en la edad adulta.

Cómo comentaba antes, el desayuno es la primera ingesta del día y termina con el ayuno nocturno, por ello si pensamos que actualmente también se tiende a aligerar o prescindir las cenas, la omisión posterior del desayuno dará lugar a una distribución de las comidas muy desequilibrada, que tendrá repercusiones negativas en el estado nutricional y, por tanto, potencialmente en la salud.

Ventajas de realizar un desayuno correcto

El romper con el ayuno nocturno no es la única ventaja del desayuno, también podemos resaltar que un desayuno adecuado:

·        Aporta energía y nutrientes esenciales

·        Contribuye a equilibrar nuestra dieta

·        Ayuda a mantener un peso correcto

·        Mejora nuestro rendimiento, físico e intelectual a lo largo del día.
 

Características de un desayuno saludable

 
Se recomienda que el desayuno aporte entre el 20 y el 25% de las necesidades de energías diarias, lo que suponen unas 400 a 500 kcal para una persona cuyas necesidades sean de 2.000 kcal/día.

Los desayunos deben ser variados, igualmente que no comemos todos los días lo mismo, no debemos desayunar siempre lo mismo, esto hará que el desayuno sea más divertido y se omita en un menor número de ocasiones.

Los grupos de alimentos que deben incluirse en el desayuno para que sea correcto son:

-        Cereales y derivados, especialmente integrales

-        Leche y derivados  

-        Frutas, que pueden ser sustituidas por zumos de frutas naturales

-        Como complemento se puede incluir cuarto grupo de alimentos
 

Ejemplos de desayunos


Usando esta estructura  obtendremos gran variedad de desayunos diferentes. Por ejemplo:

-        Leche con cacao, bizcocho, fresas y almendras

-        Leche, pan integral tostado con tomate y manzana.

-        Chocolate, churros, zumo de naranja.

-        Yogur con cereales, kiwi y nueces.

-        Pan con queso en porciones, loncha de pavo y zumo de frutas natural.

¿Cómo debe realizarse el desayuno?

 
Es importante que el desayuno, al igual que el resto de las comidas del día, se desarrolle con tranquilidad dedicarle tiempo suficiente, normalmente entre 10-20 minutos. Debemos tomarlo sentados y hacerlo, siempre que se pueda, en compañía, al igual que el resto de las comidas del día. Puede ser apropiado dejar la noche anterior preparados los alimentos que vayamos a consumir y diseñar un pequeño menú para 15 días con distintos desayunos.

¡Anímate a realizar un desayuno correcto y variado tu cuerpo te lo agradecerá!

Bibliografía

  1. El desayuno saludable. D G de salud pública. http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_Publicaciones_FA&cid=1142284867711&idConsejeria=1109266187266&idListConsj=1109265444710&language=es&pagename=ComunidadMadrid/Estructura&sm=1109265844004